En el intento de hacerse la app para todo, Dropbox ha perdido la esencia sencilla que le hizo brillar