En el momento de su muerte, a manos de su esposo, Shanann estaba embarazada de 15 semanas.