En la imagen, un barco contenedor en el puerto de Tokio. EFE/FRANCK ROBICHON/Archivo