En las calles de la ciudad hay fuerte presencia policial (REUTERS/Leonhard Foeger)