En Signal los metadatos de sus mensajes están cifrados, lo que significa que ni siquiera las autoridades con una orden judicial pueden obtener su libreta de direcciones, ni ver con quién está hablando y cuándo, ni ver sus mensajes.