Enfermeras con equipo de protección hablan con las personas en la recepción del First People's Hospital, en Yueyang en enero de 2020 (REUTERS/Thomas Peter)