Entre los manifestantes, hay desde pequeños comerciantes descontentos con la restricciones a la vida pública a grupos de personas que consideran estas limitaciones atentatorias contra el derecho a la libertad de movimientos (REUTERS/Christian Mang)