Epstein transportaba a sus víctimas a sus lujosas propiedades, ofreciéndoles miles de dólares por proveer "masajes" a él y sus poderosos amigos (Foto: Especial)