Es incontable la cantidad de animales muertos (AFP)