"Es tan mala que es buena": desmontando el mayor mito del cine basura