Escenas como esta se repiten en las puertas de los hospitales de Quito (EFE / José Jacome)