Ese inocente vídeo desde nuestro balcón puede desvelar dónde vivimos: así perdemos privacidad