Esta devoción que surgió en el centro del país ya llegó a las fronteras (norte y sur) e incluso se pasó el Océano Atlántico, ya que en países de Europa toda la iconografía de la Santa Muerte la retoman como un elemento del arte kitsch. (FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ /CUARTOSCURO)