Estados Unidos teme que datos sensibles de sus ciudadanos queden en manos del régimen chino (Reuters)