Evo Morale durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, el 22 de octubre (Reuters)