Facebook y Twitter han frenado la difusión de un artículo crítico con Biden desencadenando un efecto Streisand