Familiares lloran sobre un féretro con el cuerpo de Sebastián Quintero, una de las víctimas de la masacre de nueve jóvenes, durante su velorio el 17 de agosto, en Samaniego (Colombia). EFE/Sebastián Leonardo Castro