Federer y Nadal se mostraron en contra de la decisión de Djokovic de crear un órgano de representación para los tenistas por fuera de la ATP