Fernando de Noronha cerró sus puertas a visitantes a fines de marzo. Ni siquiera sus redidentes pudieron retornar a sus hogares si estaban en el continente al momento de la cuarentena (EFE)