Filas en un banco en Lima (Reuters)