FOTO DE ARCHIVO: Dos trabajadores trasladan un cuerpo en una funeraria en Brooklyn, Nueva York, el 30 de abril de 2020. REUTERS/Brendan McDermid