FOTO DE ARCHIVO: El primer ministro australiano Scott Morrison en Sídney, Australia, el 28 de febrero de 2020. REUTERS/Loren Elliott