FOTO DE ARCHIVO. Un avión aterriza en el aeropuerto internacional Fiumicino de Roma. REUTERS/Alberto Lingria