Foto de archivo. Un paciente con Covid-19 recibe tratamiento en un hospital en Santiago, Chile. Junio, 2020. REUTERS/Iván Alvarado