Fotografía realizada el 30 de junio de 2020, de un laboratorista clínico que trabaja en la extracción de plasma de la sangre de un donante recuperado de Covid-19, en el hospital Benjamín Bloom, en San Salvador. EFE/Rodrigo Sura