Francisco de Narváez, nacido en Bogotá, es descendiente de los fundadores de los almacenes Tía.