Fueron descubiertos en la necrópolis de Saqqara, al sur de El Cairo (AP/Nariman El-Mofty)