Gente con máscaras en el Aeropuerto de Fiumicino, en Roma, Italia (REUTERS/Guglielmo Mangiapane)