Gente haciendo fila en una farmacia de París (REUTERS/Benoit Tessier)