Gente joven sobre el río Sena, en Francia. REUTERS/Charles Platiau