Google, Amazon, Facebook y Apple quieren un mundo mejor, pero uno que no afecte a su negocio