Hay 2.800 millones de gamers en el mundo, y Microsoft tiene una idea genial para conquistarlos a todos