Hay quien cree que el open source como comunidad está muriendo y los despidos en Mozilla son un mal augurio para la web abierta