IMAGEN DE ARCHIVO. Una persona con COVID-19 es sepultada en el cementerio de Vila Formosa, en Sao Paulo, Brasil. Junio 6 de 2020. REUTERS/Amanda Perobelli