Inesita, de Ecomoda a vivir en un asilo de ancianos