Investigadores de la Policía francesa trabajan en la basílica de Notre Dame en Niza, Francia, donde un ataque terrorista dejó tres muertos.