Islandia logró contener el COVID-19 apenas comenzó la pandemia gracias al rastreo de infecciones y contactos: sólo un 1% de la población cayó enferma. (Shutterstock)