Jalifa, en una imagen de 2002 (Reuters)