Jaume Collet-Serra: un artesano del suspense en la era del espectáculo digital