Joanna Dennehy posando para una foto con un cuchillo. Sus crímenes fueron tremendamente violentos y ella confesó sentir "la lujuria de la sangre" (Shutterstock)