Joanna fue condenada a prisión perpetua. Nunca mostró arrepentimientos por sus horrendos crímenes (Shutterstock)