John Woo, el gran renovador del cine de acción: mucho más que palomas y cámara lenta