José Gregorio Hernández con la pequeña Salomé, cuando la criaba como si fuera su hija.