Joshua Cohen, izquierda, y Justin Klee en Amylyx, la startup que fundaron y en la cual desarrollaron un nuevo tratamiento contra el ELA (Cody O'Loughlin/The New York Times)