Jóvenes pasean con mascarillas en el distrito comercial de Singapur (Reuters)