Juan Pablo I murió el 28 de septiembre de 1978, 33 días después de haber sido elegido papa de la Iglesia Católica (Interfoto)