Kim Kardashian y Kanye West en la fiesta de los Premios Oscar de Vanity Fair Oscar en Beverly Hills en febrero pasado (Reuters)