Koeman arribó al Barcelona y su llegada no le cayó bien a Leo (REUTERS/Albert Gea)