La adicción a la tecnología atenta contra el buen descanso y el rendimiento escolar (shutterstock)