La cadena de contagios alcanzó a 71 personas antes de que se la pudiera cortar, en la provincia china de Heilongjiang que antes había quedado libre de casos nuevos. (REUTERS/Tingshu Wang)